Cómo vivo con el COVID-19?

Así es, me contagié. En este post cuento, cuáles son los síntomas del COVID19 y el tratamiento que hemos tenido hace aproximadamente 1 mes.

Igualmente deseo hacer un llamado al cuidado propio, de los más cercanos y por supuesto de los extraños. No para crear preocupación, más bien para ayudar a la precaución.

Principalmente quiero transmitir un mensaje de esperanza y calma, en este ambiente de malas noticias, fake news, falta de alimento, escasez de empleo, incertidumbre y abundancia de memes.

Día 1 – La prueba

Debido a una cita medica nos dirigimos al hospital, en donde por medidas de seguridad, nos realizaron una encuesta de la cual fuimos elegidos para tomar el test.

Consiste en pasar por varias estaciones en donde diferentes médicos, hacen preguntas y examinan a los pacientes. Finalmente introducen un «copito» del tamaño de un lápiz por la nariz hasta a garganta (o por lo menos así se siente). Las ganas de llorar llegan inmediatamente y si no se tenía tos, es ahí cuando empieza.

No hubo cita médica y debimos iniciar inmediatamente la cuarentena. El resultado del examen se daría en 2 días.

Día 4 – El resultado

Confiando en un resultado negativo estuvimos en casa hasta la llamada de un medico, que, escuetamente nos indicó el resultado positivo y la necesidad de permanecer en casa a excepción de tener síntomas graves, en ese caso ir al hospital más cercano.

La sensación de sorpresa y el miedo inmediato recorren el cuerpo. Mi esposa empezó a llorar. Yo que escuchaba noticias, y veía reportes desde la tonta e inocente posición, de quien cree que le puede pasar a otras personas excepto a mí, tuve que ver la realidad de frente y al no haber otra opción, transmitir seguridad y tranquilidad.

En mi interior, no existía tal tranquilidad. Las alarmas se encendían y me sentía corriendo de un lado a otro con las manos en la cabeza, mientras las imágenes del desastre en otros países pasaban una y otra vez por mi mente. (Para ese momento mi ciudad aún no era el centro del virus).

Día 11 al 17 – Cuáles son los síntomas?

La espera se hizo larga hasta sentir el primer dolor de cabeza; no fue muy intenso pero si marcaba el inicio de una semana fuerte en cuanto a la variedad de molestias que van y vienen. Tos seca, dolor en la espalda y riñones, desaliento general (sin fuerza), molestia en el pecho, falta de olfato e hipo corto y seco.

La lucha mental es el reto más grande. El miedo constante a irme a dormir y despertar (o no) sin poder respirar o tener fiebre, me hizo pensar en la muerte y ponerme en el lugar de las miles de personas que se van solitarias en un hospital, sin un último abrazo, sin la compañía de los seres queridos.

Mi familia, la lejanía e incertidumbre, la situación en que quedaría mi esposa y el bebé que viene en camino, el sinsabor de los sueños sin cumplir y la inevitable realidad de no tener el control.

Recurrí a dejar de escuchar noticias, no ver videos sobre la pandemia, evitar que me contaran sobre casos buenos o malos, y sobre todo no contarle a muchas personas que estábamos contagiados.

Es la vida la que está en juego. Las estadísticas no valen de nada cuando no hay certeza de que no se hará parte del 5 % que sufre complicaciones.

Día 18 – En recuperación?

La mayoría de los síntomas se han ido, solo permanecen las molestias en el pecho y la falta de olfato. No estoy seguro si lo que hice me ayudo a tratarlos de alguna manera;

  • Tomar agua constantemente.
  • Evitar todas los líquidos frios.
  • Tomar baños largos con agua caliente, el vapor es bueno para respirar mejor.
  • Agua, miel y limón. (Variante con jengibre)
  • Acetaminofén.
  • Cumplir al 100% con la cuarentena

Como dije anteriormente nada puede asegurar que quien se contagie saldrá bien, pero tampoco nada asegura que se complicará, a excepción de no seguir las medidas de seguridad.

Nada, absolutamente nada vale tanto la pena como para exponerse. Es cierto que el mundo cambiará y que los recursos son cada vez más escasos; pero una cosa es pasar la cuarentena sanos, y otra totalmente diferente es estar enfermo, siendo consciente que el sistema medico no cuenta con recursos suficientes para asegurar una atención oportuna.

Pdta:

Espero con confianza que las cosas mejoren, la vida es estar en cambio constante y la adversidad nos transforma para bien, la crisis es la mas grande oportunidad. Gracias a esos verdaderos amigos y familia que sin importar el lugar del mundo en donde se encuentran, han hecho su parte.

Cambio y fuera…

9 thoughts on “Cómo vivo con el COVID-19?”

    1. Mi Alejo. Ahora que usted habla del tema sabe que yo sentí mucho miedo pero solo en dos oportunidades , una cuando supe que habían tantos muertos allí llore y llore por dos dias constante pero no sé lo dije a nadie . Pero todo el resto del tiempo yo en mi manera de ser siempre sentí confianza y calma en Dios en las circunstancias y es algo que yo creo es fé porque siempre estoy segura que Dios me los cuida y me los protege y siempre siempre esa sensación dentro de mi que no pasará nada malo, pero si tuve dos ocasiones de ahogo emocional pero luego esa sensación de protección me calmaba. Alejo Dios permitirá que todo salga bien y superar esta crisis de todos. Los quiero mucho siempre mentalidad positiva. Vamos a estar bien.

      1. Mamá, afortunadamente estamos bien, y así sea desde la distancia he sentido el apoyo de toda la familia. Todo saldrá bien mientras tengamos la confianza en Dios.

    2. Buenas noches a los dos y deseando estén muy bien, desde Pereira un saludo fraternal, fuera de los medicamentos que hiciste y que son los mejores por que vienen de nuestros abuelos. Que más toma uno o que le receta el profesional en salud?
      Por qué es tanto el % de seres humanos que pierden la vida?
      Que es lo mas complicado de este proceso y que nos recomiendas cuando esto nos de?

      1. Hola Peter, muchas gracias por tu mensaje, afortunadamente cada día nos vamos sintiendo mejor.
        La verdad es que no podría darte nombre de medicamentos aparte del acetaminofén que es lo que hemos tomado, según lo que he consultado, debido a que a cada persona la puede afectar de manera diferente e influye también su historial clínico.

        Sin embargo me sirvió mucho este articulo de la Organización Mundial de la Salud.
        https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

        Saludos y un gran abrazo hasta Pereira.

  1. Es inevitable sentir angustia y miedo ante esta incertidumbre que mueve las dinámicas actuales, sin embargo la fe en un Dios bueno y misericordioso nos mantiene, aunque no te conozco hoy le doy gracias a Dios por tu vida y por tu valentía. Bendiciones

    1. Hola Maribel!! Muchas gracias, me llena de alegría tu mensaje. Así es, debemos mantener nuestra confianza en Dios y seguro que no nos defraudará. Por otro lado también poner de nuestra parte y tratar de cuidarnos. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *