Su bici y él

Solo iba yo, iba yo solo, ahí iba yo,… en fin. Una tarde normal, un tipo normal saliendo de un trabajo normal. Fui directo a tomar el tren, (el primero, desde Utica Ave. a Franklin Ave) de tres para llegar a casa. Cansado ingresé al vagón que afortunadamente estaba vacío 6 o 7 personas.

La grabación que anuncia el cierre de puertas estaba por terminar. De la nada, un hombre adulto ingresó con su bicicleta, tan apurado que me golpeó con una llanta:

.– Sorry Men
.– Don`t worry

Desesperado intentó que su «bici» se mantuviera parada apoyándola en una de las sillas. Rapidamente sacó algo de su bolsillo. Cuando estábamos ya en movimiento, fue a la unión de vagones a fumar cannabis bareta, marihuana, mota, oro verde, mariajuana, verdosa, cilantro violento, sahumerio, (como le quieran llamar).

Ingresó dejando una estela de ese particular, común (y para mi desagradable) olor en los lugares públicos de Nueva York. Se sentó y empezó a hablar en tono alto mientras señalaba y miraba particularmente a su compañera.

You are a bitch!
You think you are better than me.
Of course you are thin, beautiful, you are clean.
You think I am not able to drive you… bitch! damn bitch!!….

No me sorprendió, púes es común encontrar este tipo de personas diariamente. Sin embargo, me gusta prestar atención al comportamiento humano en general. La adulaba, la maldecía, la miraba con intensidad, le manoteaba y levantaba la voz.

De un momento a otro saltó y con su dedo sañalandola expresó:
But I am not afraid of you damn.
I am going to show you that I can!
I don´t care who are you because I can
I can, I can
and you will not stop me…. Fuck you.

La agarró con extraña delicadeza y se paró frente a la puerta.

No sé a quien veía mientras miraba a su compañera de viaje, y su particular conversación de que iba. Aún así aprendí de aquel trabado sujeto que no importa que tan grande o pequeño sea el problema. Siempre se puede.

El problema, tú problema, es de actitud.

Debes identificar a tu enemigo, reconocer sus virtudes, aceptar que tal vez es inevitable que suceda, y no perder tiempo. Debes mirarlo fijamente a los ojos o a las llantas, y decirle: «fuck you I can» y hacerlo en realidad.

Efectivamente me pasé de estación, me bajé en Atlantic. y me demoré media hora mas en llegar a casa.

Aquí una foto del personaje…

No es la mejor calidad, pero debía tratar de escucharlo (en inglés) y tomar la foto al mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *