Un día, un perro

En el 2005 en una biblioteca de Pereira, mi hermano y yo nos encontramos con las geniales imágenes del libro de Gabrielle Vicent – “Un jour, un chien” (Un día, Un perro).

Ni prosas, ni grandes párrafos, ni letras siquiera, tan solo trazos y líneas hechas originalmente a carbón que contaban la historia de un perro; desde su abandono, los problemas que causa, el rechazo y maltrato que sufre, hasta sus días de soledad.

Pareciera el pasado de un cachorro que  una tarde, en Octubre del 2009 pasaba frente a nuestra casa y, sabiendo muy bien lo que hacía; batió la cola a mi hermano, quien con 12 años le dio un pedazo de pan y una caricia.

Estaba totalmente sin pelo, largo como un perro salchicha, pero con cara de labrador, sus patas torcidas y una cola extensa. Tenía sarna demodécica.

Era realmente un perro feo. Las personas lo miraban y trataban con desprecio, cosa que a él parecía no importarle, pues movía su cola con rapidez y siempre quería jugar. 

Después de mucho insistir a mi papá, logramos hacerle un tratamiento a su piel  para que poco a poco fuera recuperando su pelaje  y salud.

El nombre fue algo determinante, al ser tan rechazado y maltratado, pensamos que requería subir su estima. Basados en un episodio de los Simpson en el que Homero cambia su nombre, decidimos llamarlo Max Power.

Todas las mascotas tienen particularidades que los hacen especiales, y Max no era la excepción;

  • Amante de los paseos y las caminatas.
  • No reconocía el derecho a vivir de los gatos.
  • Pocos amigos caninos.
  • Valiente (se enfrentaba a un pitbull sin importar su tamaño).
  • Enemigo de cualquier tipo de papel, recibo de servicios públicos, revista o periódico.
  • Miedoso al agua.
  • Astuto y aventurero.
  • Poco amigable con niños (ya que en su pasado lo maltrataron).

Sobre todas las cosas, entendió nuestro código familiar y era parte activa de todas las actividades que se realizaban en casa. Amigo y compañero incondicional, sin importar el lugar la hora, el clima, la situación o el estado de salud que tuviera.

Durante mucho tiempo tuvo un tumor en su nariz que solo hasta hace dos años representó un problema de respiración. Se trató medicamente hasta donde se pudo.

El 6 de Julio 2019, por su edad y el riesgo a su vida que representaban las  cirugías necesarias para tratarlo, decidimos con el dolor de perder a un gran amigo, dormirlo y recordarlo feliz. En su estado natural y salvaje; persiguiendo gatos, curioso, corriendo entre el pasto buscando una pelota o saltando como un conejo.

… Max, nos pertenecemos…

11 thoughts on “Un día, un perro”

  1. Es una hermosa historia,max ya se encuentra en el cielo perruno.pero queda la satisfaccion de que en el plano terrenal estuvo lleno de amor…

  2. Hermoso homenaje a Max, no sabemos en qué momento nuestras mascotas se convierten en amigos , hijos y terminan ocupando un lugar privilegiado en nuestros corazones, ellos nos enseñan de valores y compromisos ,son unos héroes para nuestras vidas, pero cuando llega su partida , nos dejan un gran vacío,pero a la vez una alegría camuflada de bendición por haber compartido hermosos momentos y vivencias. Te vamos a extrañar Max. Corre libre en el cielo.

  3. Ame la parte que dice “No reconocía el derecho a vivir de Los Gatos”, es una hermosa historia, siento que conozco Max . Saludos, tienes un blog increíble.

  4. Hola Alejo, amo los perros y sé que pasaste por un mal momento, lo que acabo de leer me conmovio bastante, bonita historia, gran biografía de tu gran amigo max, porque ellos son grandes amigos y gran compañía, que rico que lo recuerdes con todo ese amor y cero remordimiento, todo se supera, adelante, un abrazo

    1. Max 🥰 vecino Perruno . Se q ya no estás pero dejaste momentos inolvidables en los corazones de tus amos x tu amor fidelidad y de los q te conocimos. Con esta historia tan bella aprendemos a no comprar mascotas . Démosle hogar a los q lo necesitan 🥰

  5. No tengo palabras. Que bonita historia. Pase por lo mismo por una hija que perdí. Se llamaba samanta. Y digo que era mi hija porque a pesar de ser perra, asi lo sentí cuando murió. Felicitaciones y que max power este en el cielo perruno junto a samanta me da tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *